La Sombra de la Cruz

Por medio de las figuras y los símbolos empleados en el santuario terrenal, el autor ha conseguido que la obra de Cristo en el santuario celestial sea entendida por nosotros. La similitud entre ambos es tan nítida que a nadie se le escapa la comprensión del plan de salvación.
Pone a Jesús en primer lugar y lo presenta al mundo: • tal y como se revela en los tipos y en los símbolos, • se prefigura en las revelaciones de los profetas, • se desvela en las lecciones a sus discípulos • y se manifiesta en sus milagros.