A las Puertas

Estamos a las puertas del hogar. No es el momento de rendirnos. No es el momento de priorizar aquello que la tierra nos ofrece. Es el momento de buscar al Señor y de entregarnos de lleno a su servicio. ¡Dios nos bendecirá al hacerlo!