Bendecida - Matinal Mujer 2018

Aveces las bendiciones son dulces como la miel, y nos dejan sensación de calidez y satisfacción, jubilosas y con fervor, elevamos a los cielos nuestras alabanzas. La vida es buena, y Dios también. 

Sin embargo otras bendiciones nos llegan disfrazadas en la escarpada y dolorosa realidad de la vida en un mundo con las cicatrices del pecado. La vida no es buena, pero Dios lo es.